Entrada en calor

  Antes de iniciar las actividades sobre la camilla, realizarás una entrada en calor para preparar el cuerpo para un trabajo óptimo.

La entrada en calor debe realizarse con dos tipos de ejercicios básicos, de movilidad articular y estiramiento, ambos de baja intensidad, realizados con suavidad y acompañados de respiración ayudan a mantener la movilidad a mejorar la función articular, reduciendo las posibilidades de sufrir lesiones.

La movilidad articular permitirá realizar la lubricación a nivel de cada articulación, brindando mayor seguridad y libertad de movimiento en cada ejercicio.

El estiramiento prepara los grupos musculares a trabajar generando estímulo para lograr una mejor calidad de contracción posterior en la ejecución de los movimientos.

Una vez realizada la entrada en calor el cuerpo estará preparado para realizar la actividad.