Retroversión pélvica

  En primera medida deberás saber que los motores principales de este movimiento son los músculos abdominales y glúteos, los que permiten mediante su contracción llevar la espalda a una posición de total estiramiento y relajación. Para hacerlo deberás acostarte en la camilla y sentir que tu pelvis gira sobre un eje transversal que pasa por tu cadera sin elevar los glúteos pero valiéndote de su contracción. De esta manera una vez aprendido este movimiento empezarás a coordinarlo con la respiración y luego con el ejercicio.

   Sabiendo que los abdominales son uno de los motores principales de la retroversión pélvica como así también de la espiración que hará imprescindible que en el momento de inspirar el abdomen no esté contraído (pero si plano), para no limitar la entrada de aire. Por lo tanto solo deberá hacer retroversión pélvica en la espiración.